Español

La Cosmología de Martinus

La ciencia ha mostrado que los cambios en la materia física están regidos por leyes. El autor danés, Martinus (1890-1980) demuestra que también hay leyes para el pensamiento. El conocimiento de estas leyes mentales de la naturaleza permitirá a la gente obtener dominio de su mentalidad y crear gradualmente  un reino global o paraíso de amor en la tierra.

MDAID_spa_frontcover

Explicacion de la portada: En conexión con su imagen eterna del universo, Martinus (1890-1981) dibujó una serie de símbolos en los que usa los siete colores del espectro visible para caracterizar las diversas formas de energía del universo. La creencia religiosa se basa principalmente en el sentimiento, simbolizada por el color amarillo. La ciencia se basa en la energía de la inteligencia, simbolizada por el color verde y la Ciencia Espiritual de Martinus se basa en la intuición, simbolizada por el color azul. Después de pasar por siglos de superstición y creencia, la humanidad ha entrado ahora, gracias a la luz de la inteligencia, en la época de la ciencia y de la inteligencia. Pero nosotros estamos ahora en el umbral de una nueva época de la intuición la cual se basará  en la ciencia espiritual. Los tres tópicos del libro se simbolizan por los tres colores: amarillo, verde y azul. La ciencia se basa en la inteligencia o en los procesos de pensamiento desde abajo, mientras que la ciencia espiritual se basa en la intuición o en los procesos de pensamiento de lo alto, como lo dice Martinus. El individuo humano, en quien el  sentimiento maduro (amarillo) y la  inteligencia desarrollada (verde) están balanceados, comienza a tener acceso a la intuición (azul). El triángulo, en el lenguaje simbólico de Martinus, representa al ser vivo eterno.

 

Ole Therkelsen

Martinus, Darwin y el Diseño Inteligente

www.oletherkelsen.dk, www.oletherkelsen.info, www.varldsbild.com

CONTENIDO

Parte 1 – El Universo y la Imagen del Universo

Capítulo 1                          Martinus y  la Imagen del Universo

Capítulo 2                          La ciencia natural y espiritual

Capítulo 3                          La estructura trina del universo

Capítulo 4                          El universo y los seres vivos

Capítulo 5                          Los principios de la creación cósmica

Parte 2 –  Evolución y Creación Consciente

Capítulo 6                          El darwinismo y el diseño inteligente

Capítulo 7                          El mundo físico – el árbol del conocimiento

Capítulo 8                          Información – caos o cosmos

Capítulo 9                          La evolución como una expresión de pensamiento y conciencia

Capítulo10                         La conciencia como producto del azar

Capítulo 11                        Entropía y la acumulación de información

Capítulo 12                        Memoria y el fichero de la vida

Capítulo 13                        La eterna acumulación de información de la vida

Capítulo 14                        Vida dentro de vida, dentro de vida, dentro de vida, ….

Capítulo 15                        Órganos que comenzaron como máquinas

Capítulo 16                        El reemplazo de organismos

Capítulo 17                        Herencia y ambiente. Núcleos de talento y repetición

Capítulo 18                        El diseño en la evolución

Capítulo 19                        El Diseño en bioquímica

Capítulo 20                        El impulso y deseo de la vida en la evolución

Capítulo 21                        Factores internos y externos en la evolución

Parte 3 – Genes Defectuosos, Enfermedad y Salud

Capítulo 22                        Enfermedades debidas a factores genéticos

Capítulo 23                        Vegetarianismo, salud y destino

Capítulo 24                        Pensamientos, salud y enfermedad

Capítulo 25                        El objetivo de la evolución

Este libro trata  principalmente de Martinus (1890-1981) y su exposición de la evolución. El ofrece una tercera explicación contrastándola con el darwinismo y el Diseño Inteligente. Los últimos 150 años han sido testigos de la disputa entre darwinistas y teólogos sobre las razones del surgimiento de organismos complejos en la naturaleza. Esta disputa ha vuelto a surgir debido a que se ha propuesto el creacionismo bíblico, en la  forma del diseño inteligente, como una teoría científica con el propósito de que sea aceptada al mismo nivel dentro del campo científico y para la enseñanza de la biología en las escuelas.

La teoría de Darwin explica la evolución de la vida esencialmente sobre la base de dos factores, la selección natural y la mutación al azar. En las variaciones originadas al azar, los mejor dotados sobrevivirán en la lucha por la existencia (sobre vivencia de los mejores), de modo que las propiedades útiles se acumulan por propagación. Darwin le asignó un papel creativo a este proceso natural de eliminación porque esto implicaba un aumento gradual de organismos bien adaptados a expensas de los más débiles. El decía: “si se pudiera demostrar que algún órgano complejo haya existido y que no hubiera sido formado por numerosas, sucesivas y pequeñas modificaciones, mi teoría sería absolutamente destruida”.

El diseño inteligente, que se presenta oficialmente como una teoría científica independiente de la Biblia y de la religión, intenta probar que el darwinismo está equivocado. Sus defensores afirman que han mostrado científicamente que las células contienen estructuras complejas (“complejidad específica” y “complejidad irreducible”) que no pudieron originarse por mutaciones sucesivas, todas ellas con cualidades ventajosas para la sobre vivencia, como lo postula el darwinismo. Esto lleva a la conclusión  de que debe haber alguna otra causa, y ciertamente, una inteligente. Debe haber un diseño en la naturaleza. Pero aquí termina la argumentación. Al contrario de Martinus, la teoría del diseño inteligente no intenta explicar las motivaciones y mecanismos detrás de la formación de organismos complejos en la naturaleza.

Los primeros cinco capítulos de la primera parte de este libro El Mundo y la Imagen del Universo son una introducción para una comprensión de la narración de la evolución de Martinus. La segunda parte, que es la mitad del libro, presenta el tópico principal, a saber, La Evolución y la Creación Consciente  en un total de dieciséis capítulos. Los cuatro últimos capítulos en la tercera parte del libro, Genes defectuosos, Enfermedad y Salud, examinan el análisis de las causas genéticas de las enfermedades y el significado de experiencias para los estadios futuros de evolución que están más allá de la presente etapa evolutiva humana: porque Martinus afirma que la evolución tiene un objetivo –¡es como una calle de un sola vía que lleva a la perfección!

En sus dos obras principales, Livets Bog (LB vols. 1-7) y La Imagen Eterna del Universo (IEU vols. 1-4) Martinus explica que la ciencia natural se basa en la inteligencia y la investigación desde abajo, mientras que  la ciencia espiritual se basa en la intuición y la investigación desde arriba. El nos dice que estas dos clases de ciencia en el futuro se unirán para conformar una única ciencia holística.

Martinus ha sido ignorado completamente en el debate público que se ha desarrollado en Dinamarca durante los últimos 6 años a cerca de Darwin y Dios, la teoría de la evolución y el diseño inteligente. En consecuencia, el énfasis principal del libro se ha puesto sobre la Ciencia Espiritual de Martinus, ya que ella es básicamente desconocida en la arena pública a pesar de su amplio ámbito e inmensas perspectivas.

Ole Therkelsen, Copenhagen 2007

Capitulo 1

Martinus y su Imagen del Mundo

 

A diferencia de Darwin y del diseño inteligente, Martinus es totalmente desconocido en el mundo del debate  público. Y sin embargo, él ha desarrollado no sólo un modelo de la evolución, sino una completa y nueva cosmología en la forma de una imagen eterna del universo.

 

1.1 ¿Quién era Martinus?

La vida es algo verdaderamente fantástico. Cuando miramos hacia atrás sobre los siglos, vemos que una vez cada largo tiempo nace un  genio, profeta o renovador mundial realmente extraordinario. Yo estoy convencido de que nuestro bello y verde planeta ha recibido en nuestra época la visita de una de esas fantásticas personas, esa persona es Martinus (1890 – 1981). El nació fuera de matrimonio en la pequeña aldea de Sindal al norte de Jutland, Dinamarca. Allí él pasó su niñez y su primera etapa de la juventud. Posteriormente el trabajó en los alrededores de la provincia en varias granjas lecheras hasta que adquirió su conciencia cósmica a la edad de 30 años. Durante sus últimos 60 años de su larga nonagenaria vida, creó una ciencia completa y nueva, una imagen del universo basada en su intuición cósmica – una Imagen Eterna del Universo (IEU).

Martinus se refirió a su trabajo como una ciencia del amor. El la consideró como una ciencia intelectualizada y científica, basada en el Cristianismo. Por esto desde 1975 empezó a llamar la colección completa de sus trabajos El Tercer Testamento, ya que él sentía que su ciencia espiritual era realmente la continuación prometida del Viejo y Nuevo Testamente en la forma del abogado divino, el Espíritu Santo (Jn. 16, 12-15 y 14, 26). El también utilizó la expresión Cosmología de Martinus para designar su trabajo. El término Cosmología se define como la rama de la filosofía referida al origen y naturaleza del universo. El cosmos está en oposición al caos. El implica un universo ordenado basado en leyes. Brevemente, La Cosmología de Martinus  es una descripción de un universo ordenado.  Es una ciencia de la vida que muestra que todo tiene un significado, cada detalle es indispensable al todo y que, en su análisis final, todo es lógico, amoroso y tiene un propósito.

 

1.2 ¿Cuáles fueron los antecedentes de la obra de Martinus?

En su Prefacio a Livets Bog (LB 1-7), Martinus escribe sobre la profunda transformación de la conciencia que se constituyó en la base de todas sus obras escritas. El nos dice que durante la Pascua de 1921 experimentó el bautismo de fuego blanco y luego el bautismo de fuego dorado que lo dotaron de conciencia cósmica.

El escribe: “El bautismo de fuego que había experimentado, y cuyo análisis detallado no puedo hacer aquí, había dejado tras sí el hecho de que en mí se habían despertado nuevas facultades de percepción, facultades que me ponían en condiciones de ver, no esporádicamente sino en un estado permanente de conciencia diurna despierta, el conjunto de las fuerzas espirituales primarias, de las causas invisibles, de las leyes eternas, de las energías básicas y de los principios fundamentales tras el mundo físico. El misterio de la vida no era pues un misterio para mí. Había adquirido conciencia de la vida del universo y había sido iniciado en “el principio creador divino” (LB1, 21).

Esta transformación de la conciencia y su concomitante nueva visión se transformó en el punto de partida para una autoría que duró por 60 años.

 

1.3 ¿Cómo es  la vida desde una perspectiva eterna?

Después de su bautismo cósmico de fuego, Martinus descubrió que había adquirido nuevos sentidos de percepción y que era capaz de ver dentro de la eternidad misma.

El escribió: “Vi que era un ser inmortal y que todos los demás seres de la existencia eran realidades eternas que, igual que yo, tenían tras sí una serie infinita de vidas que habían experimentado con anterioridad, que todos habíamos evolucionado desde formas bajas y primitivas de existencia hasta nuestro estadio actual, y que éste sólo era un eslabón provisional de esta escala evolutiva, y que de este modo íbamos de camino avanzando en dirección a lejanas zonas de existencia cuya forma alcanza cimas gigantescas. Vi que el universo constituía un único e inmenso ser vivo en el que cada uno de los otros seres era un órgano, y que todos nosotros, seres humanos, animales, plantas y minerales constituíamos una familia, éramos, en lenguaje metafórico, de la misma carne y de la misma sangre (LB1, 21)

 

1.4 ¿Había algún límite en el conocimiento de Martinus?

Después de haberse vuelto cósmicamente consciente a la edad de 30 años, Martinus descubrió que él había adquirido una capacidad intuitiva permanente que le dio acceso al conocimiento infinito del universo. El podía tener las respuestas a cualquier pregunta que el pudiera formular. El tenía ahora un conjunto de sentidos construidos y regulados por un amor, inteligencia e intuición altamente evolucionados, lo cual le permitía experimentar el conocimiento más elevado y la solución al misterio de la vida (V. LB1,11, 19)

Martinus nos dice que la intuición no tiene límites, que es una forma de energía que penetra absolutamente todo, permitiendo al individuo “ver” las más altas realidades de la existencia y el sentido de la vida. Una descripción más completa de la función de la intuición aparece en su obra principal, Livets Bog (LB 1,196-209, 335).

Martinus dijo varias veces en su última conferencia que él nunca encontró ningún límite a su conocimiento o conciencia. No hay límites en lo que se puede observar por la intuición. El añadió que tan pronto como él se sumergió en la escritura de sus análisis, las respuestas llegaban inmediatamente a su conciencia.

 

1.5 Martinus califica sus análisis como una expresión de la sabiduría. Pero ¿qué es  sabiduría?

Martinus dice que el sentimiento intelectualizado y la inteligencia humanizada son las características del amor y sabiduría universales. La ciencia y la tecnología deben humanizarse si se quiere evitar la futura destrucción de la tierra. El sentido humano y la cristiandad deben intelectualizarse con el fin de obtener una guía científica para la moralidad y la conducta humana. En la medida que avanza la evolución, nuestra inteligencia será regulada por el sentido humano y nuestros sentimientos serán controlados por la lógica y la razón. Un equilibrio entre el sentimiento y la inteligencia completamente desarrollados abrirá el camino a la intuición y a la experiencia cósmica para todos los seres humanos.

Con su explicación lógica e intuitiva del modo de comportamiento humano perfecto, Martinus ha creado una ciencia del amor que trata de unir religión y ciencia,  como también al pensamiento del este y del oeste. Su trabajo une el sentimiento y  la inteligencia, en otras palabras, el corazón y  la cabeza.

 

1.6 ¿Se refiere Martinus a otros escritores?

Martinus se consideraba a sí mismo como una prueba viviente de que era posible alcanzar el más alto conocimiento a través de uno mismo sin necesidad del estudio. El no buscó el respaldo de otros escritores porque él quería que su obra completa fuera sólo un producto de su conciencia cósmica.

Una vez, después de una conferencia en el Instituto, un oyente le dijo a Martinus que ciertamente él debía ser un discípulo de Oscar Wilde (1854 – 1900), a lo que Martinus respondió enfáticamente: “No, ciertamente no soy un discípulo de Oscar Wilde o de ningún otra persona. Yo tengo total independencia.”

La teoría del diseño inteligente surgió primero en Estados Unidos al final de los 1980 y ciertamente era desconocida a Martinus, quien murió en el Hospital Fredriksberg el 8 de marzo de 1981. Tampoco menciona el nombre de Darwin o al Darwinismo en ninguna parte de su obra completa. Sin embargo, él sí analiza, en sentido general y en sus principios, el modo como funciona la ciencia y su concepción materialista  de la naturaleza y de la vida.

En respuesta a aquellos que se quejan de que ellos no fueron capaces de armonizar  la ciencia espiritual con la ciencia natural, Martinus señaló en 1979: “Lo que he escrito no intenta de ningún modo ajustarse a la ciencia. Yo soy completamente autónomo.”

Pudiera sonar jactancioso la forma en que habló Martinus del poder de su conciencia cósmica, pero él recuerda a sus oyentes que de ninguna manera él era único o una excepción en la evolución eterna, punto que él enfatiza en Livets Bog. El escribe: “Esta experiencia y este estado cósmico míos se transformaron en el factor desencadenante de mi subsiguiente aparición en el mundo y de la creación de “Livets Bog”. Pero dado que este proceso espiritual, como ya hemos dicho, es experimentado por cada individuo cuando éste en su existencia eterna pasa por el estado evolutivo que es necesario para esta experiencia, será evidente que yo, con respecto a las facultades de percepción no represento ningún privilegio especial ni constituyo ninguna excepción de la regla, que yo, de este modo, en el marco de la evolución eterna no puedo añadir una sola jota a lo que otros seres han sido antes que yo ni a lo que otros seres serán después de mí” (LB1, 22).

 

1.7 ¿Debe explicarse la Cosmología en términos académicos?

Un Profesor universitario que estaba interesado en la Cosmología quería presentar una tesis  doctoral sobre la imagen del universo allí descrita. Se proponía explicarla en términos científicos y que tuviera reconocimiento académico. Algunos de los allegados  a Martinus estaban también muy entusiasmados  con la idea de ver la cosmología en una forma que pudiera convencer a los profesores y científicos. Pero Martinus había escrito su trabajo sin utilizar un vocabulario académico y había explicado el sentido del misterio de la vida de forma tan simple y clara que podía ser entendida por cualquiera. Así que él no veía  por qué había que reescribir su trabajo para permitirle a los científicos tener acceso a él. El dijo de forma algo jocosa: “Los científicos seguramente no son mucho más estúpidos que la otra gente de forma que haya que escribirles de una manera especial para que la entiendan”.

 

1.8 ¿Cuál es la actitud general hacia la ciencia espiritual?

Las leyes cósmicas y las realidades eternas pueden sólo experimentarse a través de la intuición. El problema es que la ciencia de hoy no reconoce esta facultad como un instrumento de conocimiento. Martinus llama sus descripciones análisis cósmicos porque se basan en una visión holística que tiene su punto de partida en el universo eterno e infinito – el cosmos.

Las experiencias intuitivas breves, que  Martinus llama chispazos cósmicos, son presagios de la conciencia cósmica permanente. Pero los fenómenos cósmicos que experimenta un ser humano en tales chispazos no pueden convertirse en hechos para otros; ellos pueden a los sumo convertirse en conocimiento teórico.

Martinus escribe sobre la diferencia entre la ciencia natural y la ciencia cósmica: “Es por ello que la diferencia entre la ciencia materialista y la ciencia del espíritu o auténtica ciencia cósmica consiste en que, mientras la primera se basa en unos resultados obtenidos por los sentidos que todo el mundo tiene, y que por consiguiente pueden convertirse en un hecho para todos, el auténtico conocimiento cósmico consiste en unos resultados logrados por unos sentidos que todavía sólo son patrimonio de una minoría. De esto se deduce, naturalmente, que estos resultados sólo pueden convertirse en un hecho para esta minoría, siempre de acuerdo con el desarrollo de su facultad humana y de la consiguiente facultad intuitiva. A causa de ello, la gran mayoría de los seres humanos terrenos todavía tendrán, durante mucho tiempo, una actitud escéptica con respecto al auténtico conocimiento cósmico o ciencia del espíritu” (DEV2[S1] , 21.24).

 

1.9  ¿Por qué[S2]  la Cosmología de Martinus está  encerrada (en una cáscara)?

La ciencia ha demostrado que todo cambio en la materia física está sujeto a leyes. Martinus demuestra que también hay leyes para la mente y para el pensamiento. El conocimiento de estas leyes mentales universales permitirá a la humanidad terrenal tener dominio sobre su mentalidad y con el tiempo crear un reino de amor y paz en la tierra. (1[S3] )

 

Capítulo 2

 

Ciencia Natural y Espiritual

 

2.1 ¿Cómo se relaciona el Diseño Inteligente y Martinus se relacionan con la ciencia?

La teoría del Diseño Inteligente se presenta oficialmente como una teoría científica completamente comparable con el darwinismo, independientemente de la historia bíblica de la creación y de la religión en general. Los defensores de el Diseño Inteligente aceptan totalmente el método científico. Ellos intentan usar los métodos de la ciencia para rechazar la teoría de la evolución gradual de Darwin.

Por el contrario, Martinus afirma que ha creado una ciencia nueva de forma completa y terminada, una  ciencia espiritual cuyo campo de definición y método va más allá del marco de la ciencia natural. Martinus reconoce la autonomía de la ciencia natural en cuanto a la cuantificación exacta de medidas hechas dentro de los límites de la materia. El simplemente señala que en virtud de la definición de sus límites y modo de operar, ella excluye una serie de realidades eternas de la vida que no pueden cuantificarse. Por eso él insiste que la ciencia natural se ha separado radicalmente de la posibilidad de resolver el misterio de la vida y de explicar las causas detrás de la creación de los organismos complejos de la naturaleza.

 

2.2 ¿No tiene valor científico asumir que hay inteligencia en la naturaleza?

La teoría del Diseño Inteligente intenta probar que detrás de la creación de organismos complejos en la naturaleza debe haber una causa inteligente. Particularmente hace esto señalando que la naturaleza contiene sistemas tan complejos que su origen no puede explicarse sobre la base de la teoría de la evolución.

Dentro de la ciencia natural la búsqueda del sentido de la vida se considera como no científico o una cuestión religiosa. La ciencia se basa en postulados de objetividad. La naturaleza se considera como objetiva, de modo que no puede ser una expresión del pensamiento, de un plan o de un propósito. La naturaleza se considera que no es proyectiva, en contraposición a los seres humanos que pueden proyectar en el mundo sus pensamientos y planes.

El postulado de objetividad y la definición de ciencia como un método específico de por sí excluyen la posibilidad del diseño inteligente en la naturaleza. ¡Esta cuestión simplemente no está en discusión! Es una dogma científico que no puede haber inteligencia en la naturaleza. Por eso la ciencia natural, por definición,  debe rechazar la posibilidad de diseño en la naturaleza.

 

2.3 ¿Qué es la ciencia?

La ciencia es la documentación de hechos basada en nuestros sentidos y su extensión a través de distintos instrumentos de medición. Los resultados científicos deben poderse reproducir y confirmar por hechos medidos sacados de la experiencia o experimentos, es decir, por cuantificación exacta. La ciencia se define a partir de un modo específico de investigación en la que cada hipótesis debe ser verificada empíricamente.

 

2.4 ¿Es la ciencia espiritual de Martinus un ciencia verdadera?

La ciencia natural describe las múltiples observaciones que se han hecho a la naturaleza. Martinus, por el contrario, explica cómo todo en la vida juega un papel significativo. Si queremos comparar a la ciencia espiritual de Martinus con disciplinas académicas reconocidas, tenemos que volvernos hacia las humanidades que, incidentalmente, muchas lenguas europeas acostumbraban llamar “ciencias espirituales”, por ejemplo Geisteswissenschaften en alemán. Las humanidades se preocupan en obtener significado y en ganar comprensión de las cosas. Pero ese significado lo ven como producto de la actividad humana. La característica especial de los análisis cósmicos de Martinus es que ellos muestran significado en la naturaleza fuera de la actividad humana. La ciencia espiritual que Martinus hay creado muestra que toda la naturaleza es un producto de la vida consciente y de que todo en la naturaleza tiene un sentido.

Martinus no era un filósofo que creaba ideas y establecía hipótesis. El decía modestamente que las leyes eternas y principios de la vida existían antes de que él naciera y que a él solamente le había sido dada una facultad de percepción que le permitía experimentarlos. El nos dice que después de haber adquirido la conciencia cósmica en 1921, le llevó tres años obtener una visión del mundo y hacer que todo encajara en su lugar.

Es interesante leer la forma como Martinus adquirió conciencia cósmica y experimentó las leyes cósmicas y los principios de la naturaleza, pero lo esencial para el investigador espiritual debe ser determinar si lo que Martinus escribió concuerda o no con la realidad y los hechos. La personalidad de Martinus o la forma en que él obtuvo su conocimientos son totalmente secundarios. La formulación de la ley de gravedad es más importante que la historia de cómo Newton (1642-1727) se sentó bajo un árbol de manzana y vio caer al suelo una manzana, lo que le inspiró su brillante idea. El químico alemán Friedrich Kekulé (1829-1896) resolvió el problema de la estructura del benceno cuando vió en un sueño que su molécula tenía forma de anillo, pero esto se convirtió en ciencia sólo después de que se verificó en el laboratorio con los experimentos.

 

2.5 ¿Cuál es el punto de partida de la ciencia?

Tanto la ciencia espiritual como la natural se basan en puntos de partida o axiomas específicos que no pueden ser probados. Martinus presupone la existencia del mundo, es decir, la existencia o constancia de la energía así como también la validez de la ley de causa y efecto. Este punto de partida, que Martinus comparte con la ciencia natural, está descrito en sus conclusiones básicas N° 1 y 2 de su “Solución al Misterio de la Vida” (LB2 §559-560, LB3 §680-681; IEU3 §32.3-32.4)

Pero Martinus rompe con la estructura de la ciencia natural cuando el sigue con su conclusión N° 3, “Actividad Lógica o Planificada”. Aquí el nos dice que el investigador debe reconocer  cómo la expresión de la causa y efecto de la naturaleza, en un examen más detalle, se muestra completamente lógica y llena de propósito. ¿No es evidente, por ejemplo, que la química de la célula y la fisiología humana actúan con propósitos completamente claros?

En la conclusión básica N° 4, “Conciencia, Pensamiento y Creación de Ideas”, el va un paso más allá y concluye que la lógica y propósito que vemos en la naturaleza tiene que ser una expresión de la existencia de conciencia y pensamiento. De modo que tiene que haber un plan y un propósito en la naturaleza.

En la conclusión básica N° 5, “La Existencia del Ser Vivo”, el continúa demostrando que la conciencia no puede existir como fenómeno aislado, sino que puede aparecer sólo en conexión con un ser vivo (LB2 §561-563, LB3 §682-684; IEU3 §32.5-32.7). Así pues, la estructura maravillosa del universo indica que él constituye un ser vivo. El símbolo del ser vivo que corresponde a la conclusión básica N° 5 se muestra en la Sección 3.7

 

2.6 ¿Cuál es la diferencia entre ciencia natural y espiritual?

La diferencia crucial entre la ciencia natural y espiritual es que Martinus asume que la vida, como la energía, es un fenómeno que existe eternamente. Desde un punto de vista lógico, sólo puede haber dos posibilidades: 1. El fenómeno de la vida se originó en un punto de tiempo específico.  2. El fenómeno de la vida siempre ha existido. ¿Quién puede probar que una de estas afirmaciones es la correcta y la otra falsa?

Contrario a un fenómeno eterno, toda cosa temporal tiene un comienzo y de este modo una causa u origen. La presunción de Martinus de la existencia constante de la vida y de la energía lleva inequívocamente a pensar dentro de un marco referencial eterno. Para poder comprender los análisis cósmicos, es necesario distinguir siempre fenómenos eternos y temporales. El no poder hacer esto lleva inevitablemente a un pensamiento engañoso y confuso, como lo señala Martinus in LB4 §1059-1071.

 

Los distintos puntos de partida de la ciencia natural y espiritual:

1. El universo y la vida son fenómenos que se originaron en el tiempo

2. El universo y la vida son fenómenos que tienen una existencia eterna

 

2.7 ¿Cómo se relaciona la ciencia a los fenómenos eternos?

Cada cosa eterna o creada se originó en un punto determinado del tiempo debido a ciertas circunstancias que representan la causa para su existencia. Debido a la edad, al uso, a la fricción, erosión a las condiciones del tiempo y a otras formas de deterioro, ninguna cosa creada puede ser eterna. Aún un bloque sólido de granito dejará de existir un día.

Las ciencias tratan con cuestiones referentes a las cosas temporales, todas las cuales tienen un comienzo y un fin. Por el contrario, Martinus trata con fenómenos creados y eternos. Un fenómeno eterno es algo que simplemente existe. Martinus lo llama “un algo que es”. Su sola existencia excluye la posibilidad de una causa; de modo que la ley de causa y efecto actúan sólo en los fenómenos temporales. Para Martinus tanto la vida como el universo son simplemente fenómenos eternos e incausados.

Por otro lado, la ciencia natural tiene una gran dificultad en responder sus propias preguntas referidas a cómo, cuándo y por qué se originaron la vida y el universo. La teoría del Big Bang es una historia de la creación en la que la ley de causa y efecto no tiene ningún papel en el comienzo primigenio incondicionado. Debe haber sido algo realmente monótono antes del Big Bang y Dios debe haber estado enormemente aburrido antes de crear el mundo. Después de todo, ¿qué había que hacer?

Martinus no trabaja con una narración de comienzos y creaciones, sino más bien con un proceso de transformación y de recreación dentro de unos materiales o energías que existen eternamente. ¿Puede haber algo más lógico?

 

2.8 ¿Puede la vida eterna tener un comienzo?

La pregunta de infinitud y eternidad juega un papel central en la solución al misterio de la vida de Martinus. En la naturaleza de las cosas, un fenómeno infinito o eterno no puede tener ni comienzo ni fin, y lo mismo se aplica a la vida eterna. Así pues, la historia que se cuenta en la Iglesia de que uno puede ganarse la vida eterna por la creencia, amando al prójimo y evitando la falta de fe y el pecado. Ciertamente que no. Hay sólo dos posibilidades, la vida o es temporal o es eterna. Si el fenómeno de la vida es eterno, por su misma naturaleza no puede ni ganarse ni perderse.

Las historias de la creación tanto de la cristiandad como de la ciencia se basan en un comienzo. Para la ciencia no es fácil aceptar la existencia de estructuras eternas dentro del contexto de la vida vista como un fenómeno eternamente existente. Después de todo, es imposible encontrar una causa para la existencia de los fenómenos eternos ya que ellos no tienen comienzo ni base alguna en la material física. Por su misma naturaleza, los fenómenos o estructuras eternas no pueden producirse a partir de las reacciones de partículas materiales.

Hoy, la proposición de la existencia eterna de energía se reconoce como un hecho científico pero aparentemente no puede haber prueba de que el fenómeno de la vida tiene una existencia eterna o constante.

 

2.9 ¿Quién tiene el problema de explicación – la ciencia espiritual o natural?

La ciencia natural es incapaz de explicar cómo la vida puede originarse a partir del caos, de las explosiones o de la casualidad, o cómo el fenómeno o cualidad de la conciencia puede originarse de átomos y moléculas sin vida en un universo muerto. ¿Cómo pueden átomos de hidrógeno y helio sin vida de la nube primigenia de gas producida por el Big Bang transformarse en combinaciones de moléculas que pueden experimentar la existencia y el pensamiento? La ciencia natural simplemente no tiene explicación para esto. Por el contrario, Martinus no tiene aquí absolutamente ningún problema: la vida es un fenómeno eterno, algo que simplemente existe.

Martinus nos dice que la vida ni es el resultado del azar, como se supone en el darwinismo, ni de la creación, como postula la teoría del Diseño Inteligente. La vida es “algo que es”. La vida es eterna. La vida existe. ¿Qué más puede decirse?

 

 

 

2.10 La religión se basa en la fe, pero igualmente lo hace el materialismo.

Los análisis de Martinus muestran que las etapas de desarrollo materialista, política y atea son en realidad expresiones del principio religioso. Así pues, es religioso creer en la material y creer en la muerte como extinción de la vida después de la destrucción del cuerpo (V. IEU1 §4.7).

Las religiones se basan en creencias y dogmas, pero el materialismo también tiene sus dogmas en la forma de la creencia en la materia y la muerte. Como hemos visto, el comunismo ateo materialista también era religioso ya que sus seguidores creían ciegamente en sus dogmas.

La ciencia materialista ha construido su visión del mundo explicando que la materia física es la causa de todo. Se cree que la materia física es el absoluto punto de partida de todo y las reacciones al azar de la materia son vistas como el factor que causal detrás de la evolución y la conciencia. Por eso se cree que la materia muerta crea las cosas vivas.

El materialismo se basa en el “epifenomenalismo”, la presunción de que la conciencia y los fenómenos mentales son simples efectos de de los procesos materiales en el cerebro. El que la materia física sea la causa de la conciencia es una teoría o presunción que no se ha probado todavía. Es una creencia religiosa que se disfraza de ciencia.

El materialismo considera todas las facultades y experiencias humanas, tales como conciencia, libre albedrío, moralidad, altruismo, amor, creatividad, pensamiento, compasión y la experiencia de significado, como productos de la materia física.

El materialismo primordialmente se basa en la termodinámica, en la física cuántica, en la teoría de la relatividad y  en la teoría de la evolución. Pero estos sistemas de conocimientos no son en absoluto expresiones de hechos científicos en todos sus partes ya que ellos se basan hasta cierto punto en teorías e hipótesis que esencialmente son objetos de creencia materialista. Se cree, por ejemplo, que la evolución es dirigida por el azar, pero esto nunca se ha probado.

El materialismo se ha convertido en la filosofía central detrás de la ciencia, con todo lo que esto ha significado en términos del progreso técnico. Esto ha llevado a un empobrecimiento de la vida espiritual y a una moralidad caracterizada por expresiones tales como “solamente vives una vez” y “cada quien para sí mismo”. El materialismo también tiene un fuerte lazo con el campo de la economía y se ha convertido en un cierto tipo de “evangelio del egoísmo”. ¿Cómo responde el materialismo las preguntas “¿de dónde venimos, a dónde vamos, cuál es el sentido de la vida?”. Diciendo que la vida es un simple accidente y que debemos aceptar su falta de significado.

 

2.11 ¿Son el materialismo y la ciencia objetivos?

La ciencia materialista considera que sólo lo que es material como real u objetivo. Actualmente, no sólo la ciencia sino la sociedad en general están dominadas por el materialismo. La palabra materialismo se usa aquí en su sentido cognitivo, a saber que sólo lo que es material se considera como real y no como un valor de juicio, es decir para describir a alguien que se esfuerza por obtener bienes materiales por sobre todo. Debido a que la ciencia ha obtenido un gran éxito con todos sus grandes descubrimientos y progresos técnicos, se cree que la visión materialista de la vida ha sido probada como real.

El materialismo considera los resultados científicos como verdades objetivas. Pero ¿es posible ser absolutamente objetivo? El viejo adagio de que “lo que se ve depende de los ojos de quien ve” es en realidad un análisis científico. Toda percepción es subjetiva. Allí en donde la energía del entorno se encuentra con la energía individual, ocurre una reacción. Esta reacción es la experiencia de la vida (LB1§2). La experiencia del encuentro de estas dos energías puede sólo ser subjetiva o personal ya que nosotros somos parte indisoluble de todo el proceso. Nunca podemos experimentar o percibir un fenómeno verdaderamente objetivo, porque cualquier cosa  que experimentamos es meramente la reacción de nuestros sentidos a ese fenómeno y no el fenómeno mismo. Hay una diferencia entre las cosas en sí mismas y la experiencias que nosotros tenemos de las cosas. Así el filósofo alemán Enmanuel Kant (1724-1804) hizo una distinción precisamente entre “das Ding an sich” (la cosa en sí misma) and “das Ding für mich” (La cosa como se aparece a mí). El objeto absolutamente objetivo es la cosa en sí misma, pero ésta es inaccesible a toda percepción o experiencia. Debido a que todos somos diferentes, una cosa dada siempre será experimentada de modo diferente.

 

2.12 ¿Es la teoría la expresión de una creencia o de una ciencia? ¿Qué son el realismo ingenuo y el realismo abstracto?

Debido a que la ciencia es una documentación de hechos, se dice frecuentemente que la ciencia no puede extenderse al  campo espiritual. Pero es importante estar conscientes de que aparte de hechos experimentados también hay hechos teóricos que son tal vez mejor conocidos en pruebas matemáticas y en modelos teóricos que concuerdan con la realidad.  Los hechos también pueden documentarse científicamente sobre una base teórica por la lógica y la demostración.

Por su modo materialista de investigación, la ciencia puede ser vista como una expresión de realismo ingenuo. Relacionado con su principio de relatividad, Alberto Einstein (1879-1955) trabajo con un realismo abstracto. El físico teórico Mendel Sachs (1927), considerado un estudiante de Einstein, discute ciertos aspectos filosóficos de este principio en su artículo “El Principio de Relatividad”  en el que define el concepto de realismo abstracto. (International Journal of Field-Being, IJFB, Vol. 1 (1), Part 1, Article 11, 2001. Ver también ww.ijfb.org).

Cuando Martinus habla de la esencia de una idea y de los principios y leyes cósmicas eternas, el también está asumiendo el realismo abstracto en oposición al realismo ingenuo de la ciencia natural. El trabajar con la naturaleza como la expresión de una idea está fuera del campo del realismo ingenuo. Por el contrario[S4] , la organización de la naturaleza, para Martinus, es la misma esencia de una idea. También se dice que Einstein rechazó la idea de azar en el campo atómico con las palabras “Dios no juega a los dados”.

Sin embargo[S5] , en la medida en que la ciencia natural se desarrolla, se vuelve más y más teórica y por lo tanto, más abstracta y espiritual, de modo que se acerca a la ciencia espiritual de Martinus, la cual se basa tanto en hechos cognitivos como teóricos. Más detalles acerca de la interpretación de Martinus de este desarrollo especial de la ciencia pueden conseguirse en LB1 §226-232.

Pudiera decirse que es una cuestión de creencia aceptar un dogma o postulado religioso como verdad. ¿Quién no ha oído decir que tal y tal es verdad porque la Biblia lo dice? Por el contrario, el aceptar un hecho teórico no es creencia sino ciencia. En un caso ideal, la Ciencia Espiritual de Martinus puede también ser un hecho teórico para cualquiera que la estudie profundamente con una actitud escéptica y crítica.

Cuando la intuición empieza a despertar, un artista, un inventor o un científico puede entrar en una atmósfera profunda de inspiración y puede acceder a los fenómenos espirituales que están más allá de la conciencia diaria normal. Muchos premios nobel han hablado –por ejemplo en TV- de las experiencias intuitivas que fueron la base de sus grandes descubrimientos e ideas. Aquí aparece la intuición aparece como chispazos fugaces o fragmentos del conocimiento absoluto. El conocimiento intuitivo es una expresión del realismo abstracto.

En una conferencia dada en Suecia, Martinus una vez resaltó el carácter humano e intuitivo tanto de Niels Bohr como de Alberto Einstein. El explicaba que un temperamento altamente humanizado da lugar a una capacidad intuitiva como frecuentemente se ve en distinguidos artistas, escritores y científicos. “Bohr se convirtió en una figura tan eminente en física atómica debido a su temperamento humano y a su intuición altamente desarrollada”, dijo Martinus y continuó “ aunque es bastante posible que Bohr y Einstein no estuvieran conscientes del hecho, fue su temperamento humano y su consiguiente habilidad intuitiva lo que los convirtió en físicos tan eminentes que produjeron muchas y tan buenas ideas. Y sin embargo, ellos tenían solamente un acceso incipiente a la esfera cósmica en la que últimamente será posible empezar a experimentar la solución al misterio de la vida y finalmente obtener la conciencia cósmica”. (Varnhem, 19 de junio, 1965).

Individuos altamente evolucionados que todavía no tienen conocimiento cósmico a través de su propia percepción, pueden, sin embargo, obtener conocimiento cósmico, es decir, la comprensión teórica del realismo abstracto que Martinus pudo conocer a través de su experiencia personal de la conciencia cósmica. “Gente con esta receptividad, a través de su inteligencia,  puede obtener una interpretación de los análisis cósmicos eternos de la vida real”. (LB7 §2524).

 

 

 

2.13 ¿Puede el misterio de la vida resolverse a través de medidas?

Las leyes y principios eternos, que son las condiciones previas para el desarrollo y experiencia de la vida, no pueden medirse. Así pues, el misterio de la vida no puede resolverse por una ciencia materialista que restringe su campo de operación a fenómenos medibles. Por lo tanto,  la vida es dejada completamente fuera de su consideración. Martinus va más allá del campo de la investigación materialista cuando explica las causas de los distintos fenómenos y formas de vida en el mundo físico. Por la misma naturaleza de las cosas,  estas causas no pueden documentarse a través de medidas, ya que ellas preceden los fenómenos de la vida física. Los investigadores pueden medir y grabar muchas cosas, pero las precondiciones para sus medidas, a saber, su propia conciencia y experiencia de vida, no pueden medirse. Como ya se ha mencionado, Martinus reconoce la autonomía de la ciencia dentro de los límites de su campo de actividad, pero señala que los científicos traspasan su campo de competencia cuando ellos intentan hablar del sentido de la vida y de la pregunta fundamental de “¿Qué es la vida?”. En el volumen siete de su obra principal, Livets Bog, Martinus presenta la solución al misterio de la vida no sólo al responder la pregunta “¿Qué es la vida?” sino también la pregunta de “¿Quién  es la vida?”.

 

2.14 La ciencia pregunta: ¿qué es la vida? – Martinus pregunta: ¿Quién es la vida?

Las medidas de la ciencia material no puede responder la pregunta de Martinus: “¿Quién es la vida?”, pero en la medida en que la ciencia evoluciones más, al final hará esta pregunta que es la más grande pregunta de la existencia. Martinus analiza esta pregunta en LB3 §959-961. Los aborígenes tienen menos  dudas sobre lo que ellos sienten directamente gracias a su instinto, a saber, que la naturaleza es la expresión de un organismo vivo que pertenece a un “dios” o a los “dioses”.  De acuerdo a Martinus, este sentimiento instintivo de la existencia de un “dios vivo” detrás de todo los fenómenos y formas de energía externas significa que en este punto ellos están más en contacto con la verdad que los materialistas. El universo o la naturaleza es ese ser que muchas religiones, basadas en el instinto y en la fe, tienen como Dios. Pero Martinus afirma que la culminación del materialismo será seguida por una conciencia intuitiva del universo como un ser vivo con base en la ciencia espiritual.

 

2.15 ¿Qué caracteriza una visión eterna del universo?

Es cierto que los análisis de Martinus no son “científicos” en el sentido común. Como norma, un científico materialista no puede imaginarse que algo pueda ser ciencia y verdad si no puede expresarse en números y dimensiones de tiempo y espacio. Tanto la vida como la imagen del mundo total son fenómenos eternos que se extienden más allá del tiempo y espacio. Todos los fenómenos dentro de las dimensiones de tiempo y espacio se basan en cosas creadas con un comienzo y un fin. Martinus nos dice que la conciencia del ser vivo es un fenómeno eterno que se esconde detrás de su apariencia temporal y material. Si queremos encontrar una solución al misterio de la vida, debemos acostumbrarnos a la idea de que los resultados que se basan en fenómenos eternos no son menos científicos  o verdaderos que los que se basan en fenómenos pasajeros limitados por el tiempo.

La cosmología de Martinus es una imagen eterna del universo. Una imagen del universo que pretende ser eterna debe ser una imagen de la eternidad. Debe describir las condiciones y supuestos necesarios para una experiencia de la vida eterna.  Una imagen eterna del universo no puede ser una imagen de cosas creadas que son temporales y limitadas  por un comienzo y un final.

Ya que el campo de actividad de la ciencia se limita a aplicar la inteligencia para investigar cosas limitadas que pueden medirse, la imagen materialista del universo debe tener una validez limitada. Es el desarrollo incipiente de la intuición lo que da inicio al interés  y a la necesidad de explicaciones de los fenómenos eternos e infinitos, de propósitos, de interrelaciones que se superponen y de las totalidades de la naturaleza.

2.16 ¿Qué pasa cuando las dos ciencias tienen dos puntos de partida distintos?

Si dos grupos de investigación tienen distintos axiomas o puntos de partida, ellos no pueden estar de acuerdo y conseguir los mismos resultados aún cuando ninguno de ellos cometa ningún error. El hecho de que la ciencia natural y espiritual obtenga distintas conclusiones no significa ni que los científicos ni Martinus hayan cometido algún error. Ellos simplemente tienen axiomas o puntos de partidas distintos. A partir de lo que yo comprendo, Martinus no comete errores ni llega a conclusiones equivocadas en la totalidad de su extensa obra. Si el mundo académico rechaza su ciencia espiritual no se debe a que se le comprueben errores en sus análisis cósmicos, sino simplemente a una incapacidad en aceptar su punto de partida: La vida es un fenómeno eterno, el “Yo”, la conciencia y la energía son fenómenos eternos. Este axioma es simplemente una variante de la ley evidente de que algo no puede originarse de la nada y de que un algo no puede tornarse en nada. Un humorista dijo una vez que lo único que puede originarse de la nada son los pedacitos de lana que se acumulan en los bolsillos. ¿Si no es posible explicar que la energía puede ser creada de la nada, no es igualmente imposible explicar que una conciencia viva tiene su origen en algo sin vida?

Fig. 1 – La señal de la cruz  †

El símbolo se pone en página completa al lado del subtítulo 2.17

2.17 ¿Cómo explica Martinus el “símbolo de la cruz”?

Martinus señala que: “El significado y propósito de la vida puede revelarse sólo por un modo de investigación que esté a tono con la vida” y no sólo con medidas y vibraciones. Este enfoque puede expresarse como “moviéndose a lo largo del eje de la materia”. Investigar “a lo largo de la materia” significa, por lo tanto, encontrar el sentido de las frases y párrafos que las “letras” y “las combinaciones numéricas” en el libro de la vida diaria quieren de hecho significar. […]

Más aún, la investigación “a lo largo de” la materia es diferente de aquella que es “a través de” la materia por ser infinita. La investigación “a través del eje de la materia” inevitablemente surge en contra de la gran nada cuyos postes (marcas) (outposts) son las nebulosas encontradas tanto en el microcosmos como en el macrocosmos. Esto sólo nos da  conocimiento sobre el “libro” y sus “letras”. Por el contrario, la investigación “a lo largo de la materia” nos capacita para leer e interpretar el contenido verdadero de este libro. […]

El campo brillante a la izquierda representa la nebulosa microcósmica, mientras la de la derecha expresa la nebulosa microcósmica.  Entre estos dos campos, una línea horizontal atraviesa el campo oscuro que representa la materia. Esta línea representa la dirección actual de investigación de la ciencia terrenal, la cual va “a través” de la materia. La línea interrumpida vertical, que sube “a lo largo de” la materia, muestra la dirección que la misma ciencia tomará después de la reorientación  descrita en el libro “Bisættelse” (Ihumación). Estas dos direcciones de la investigación, ambas necesarias para expresar el Espíritu Santo verdadero, existe como la causa más profunda de la manifestación del símbolo de la cruz. […]

La única forma de expresar –de forma física- las dos direcciones de investigación mencionada aquí, que forma la bases para obtener el conocimiento de la verdadera identidad de la vida, es por medio de las dos líneas que se cruzan una a otra.” (Cita de “Bisættelse”, Capítulos 29-30).

2.18 ¿Cuál es la diferencia  entre investigación desde abajo y desde arriba?

Los científicos hacen investigación en el ámbito de las medidas. Martinus llama a este modo de investigación basado en la inteligencia investigación desde abajo o a través de la materia. Ésta se relaciona con la parte externa de los fenómenos y conlleva a una imagen del universo mecanicista o reduccionista, porque la comprensión de la vida se reduce a algo puramente mecánico y material.

Por el contrario, la ciencia espiritual investiga las manifestaciones de la vida, es decir, los sentidos y propósitos detrás de los movimientos y formas externas. Esta investigación intuitiva del lenguaje directo de la vida o el significado de la vida, representa la investigación desde arriba o a largo de la materia.

Martinus sostiene que el movimiento no puede se causado por algo sin vida. Algo vivo debe estar presente detrás de todo movimiento que es, en consecuencia, una manifestación de la vida  y Martinus usa con frecuencia la expresión: “El movimiento es la principal característica de la vida” (LB3 §675, LB5 §1641, LB6 §2323).

2.19 ¿Cuál es la diferencia entre la investigación basada en las medidas y aquella que se basa en las manifestaciones de la vida?

La diferencia entre la ciencia espiritual de Martinus y la ciencia natural puede ilustrarse con una analogía que se refiere a como la ciencia puede examinar un libro. Ya que la ciencia natural trabaja con medidas, un científico pesaría un libro, mediría su altura, su largo y su ancho, contaría los números de páginas, las comas, los puntos y produciría análisis y diagramas mostrando la frecuencia de distintas letras; a tinta sería analizada para determinar sus componentes y la fibra que conforma el papel examinada en un microscopio electrónico, etc. Pero este enfoque no nos dirá nada acerca de los contenidos del libro.

La relación de la ciencia con el significado de la vida y con el lenguaje directo de la vida es análogo a la que existe entre un texto y un analfabeto, él puede ver las letras tan bien como una persona letrada pero no puede captar el mensaje invisible o el contenido mental detrás de la forma física del texto. Un materialista puede ver todas las formas externas de la naturaleza y concluir, como un analfabeto en la escuela de la vida, que ellas no tienen significado y que en el todo no hay un plan. Con su punto de partida en el postulado de la objetividad, la ciencia se ha separado a sí misma de la investigación de  un significado y un plano en la naturaleza y de la totalidad de la evolución. Esto no hace que los resultados científicos, en el puro plano material, sean incorrectos, pero este enfoque no conducirá a obtener el sentido de la vida o a una solución al misterio de la vida.

Martinus nos dice que el mundo físico es como un libro abierto, a saber, el libro de la vida. El mundo físico es la escuela de la vida que le permite a sus estudiantes experimentar la vida y evolucionar. La obra principal de Martinus, Livets Bog,  es una gramática y un texto del lenguaje directo de la vida. Este lenguaje se dirige a todos los seres vivos del mundo físico, a saber, a los minerales, plantas, animales y seres humanos, independientemente de que sean o no conscientes de esto o que lo entiendan o no. La misión de la ciencia espiritual es enseñar al investigador espiritual a leer el libro real de la vida con el fin de que comprender el sentido y propósito de las experiencias de la vida. El materialista, con sus medidas áridas y muertas, debe confrontar el libro real de la vida, que representa nuestra existencia, como una persona analfabeta.

El objetivo de la ciencia espiritual es conseguir el significado escondido detrás de las formas externas. En cada cosa creada por el hombre, tal como en una copa que contiene una bebida o en una silla para sentarse, está encarnada una idea. Martinus nos dice que también en cada una de las creaciones de la naturaleza esta encarnada una idea.

En resumen, hay un significado detrás de todos los minerales, plantas, animales y seres humanos, el cual es que cada uno en particular evolucione  hacia un ser perfecto y pleno de amor provisto de conciencia cósmica. ¡El significado de la evolución es el desarrollo de la conciencia!

 

2.20 Cómo puede comprobarse lo correcto de los análisis cósmicos.

La ciencia se ocupa de la confirmación de hechos. Si un físico descubre una ley de la naturaleza, otros podrán confirmarlo en sus laboratorios. Un resultado debe ser reproducible para que sea considerado como científicamente probado. También debe ser posible naturalmente confirmar los resultados y leyes de una ciencia espiritual con la lógica y con las observaciones propias de cada quien. Todas las pequeñas y grandes experiencias personales de la vida, todos los fenómenos sicológicos y biológicos, todos los eventos históricos y sociales también deben encuadrar dentro de esta visión cósmica del universo. Para los que se interesan en los análisis cósmicos, toda la vida se convierte en un gran y único objeto de investigación. Cada acción, pedazo de información o experiencia puede utilizarse para comprobar la validez de los análisis cósmicos. Martinus le recomienda a los estudiantes de sus análisis cósmicos adoptar una actitud extremadamente crítica y escéptica hacia ellos, porque él sentía que ellos eran tan sólidos que ellos podían soportar aún las más fuertes dudas y el más fuerte escepticismo. Cualquiera interesado en investigar la verdad de los análisis cósmicos de Martinus se convierte de este modo en un investigador científico, independientemente de su nivel de educación académica.

2.21 ¿Cuál es el método del investigador espiritual?

Para el investigador espiritual, los análisis cósmicos son al comenzar, el conocimiento propio y personal de Martinus. Pero tan pronto él los puede verificar con su experiencia personal, con su razón y lógica, este conocimiento cambia de ser un conocimiento de Martinus a ser su propio conocimiento. El propósito de la ciencia espiritual de Martinus es llevar al estudiante a su forma propia e independiente de pensar y de comprender la vida que no se basa en creencia sino en conocimiento que puede ser verificado con la lógica y la experiencia personal.

Para el buscador espiritual, Livets Bog es un manual de observación de la vida, así como la flora que ayuda a un botánico a observar las plantas. Livets Bog es una ayuda para comprender el lenguaje directo de la vida o el mismo libro de la vida. Martinus no es una autoridad que debe ser creída, él simplemente un guía que muestra dónde y cómo podemos hacer nuestras propias observaciones de las leyes de la vida. El no escribió su serie de análisis cósmicos, que en conjunto constituyen el análisis fundamental del universo, simplemente para que otros lo estudiaran, su objetivo es estimular al lector a encontrar personalmente si sus afirmaciones concuerdan realmente con sus propias observaciones. Nuestras propias experiencias y observaciones demostrarán la validez del trabajo de Martinus: La Imagen Eterna del Universo.

 

2.22 ¿Cuál fue el método de Martinus?

El método de martinus no se propuso simplemente reproducir resultados en una base continua, como es el caso de las ciencias, aunque en alguna ocasión él sí llevo a cabo análisis especiales cuando nuevos problemas se le presentaban. Pero antes de empezar a escribir sus análisis cósmicos, él tuvo, gracias a su intuición, una visión completa de la imagen eterna del universo, de la solución al misterio de la vida y de las leyes eternas y principios de la vida. El gran esfuerzo para él no fuer tanto adquirir su conocimiento, sino más bien justificar y demostrar las verdades eternas que, de otra forma, el pudo fácilmente haber presentado como simples postulados, afirmaciones o resultados de forma acabada. Pero en este caso él simplemente hubiera fundado una religión y no una ciencia espiritual nueva. En una ocasión él explicó que su conocimiento entró a su conciencia en una forma incolora y no terrenal que posteriormente él tuvo que arreglar y poner en palabras de forma apropiada. Esto fue seguido por su trabajo mayor de transferir este conocimiento a una forma lógica e intelectualmente accesible. La intuición es una facultad que permite que un conocimiento específico sea experimentado directamente en forma de conclusiones o ideas completas. Martinus escribe que esta facultad puede transferir este conocimiento a la conciencia diurna en la forma de una facultad automática de análisis de forma que una experiencia intuitiva siempre produzca ideas completas. (LB6 §2194).

Así pues, su trabajo, que él produjo durante 60 años, consistió en hacer accesible a la inteligencia común estas conclusiones y resultados completos. En sus análisis cósmicos, el expresó las verdades cósmicas en secuencias lógicas de pensamientos. Debido a que él conocía de antemano la solución de la ecuación, sus escritos describen todos los cálculos que conducen a las más altas conclusiones a cerca de la vida. De esta forma el lector puede usa su propia experiencia, razón y lógica para comprobar todos los cálculos que conducen a las conclusiones eternas cósmicas. En consecuencia, la Cosmolog´¿ia de Martinus no es un objeto de fe sino una ayuda para un pensamiento y comprensión individual e independiente, de la vida.

 

* * *

 

 

Texto para la contraportada

 

LA COSMOLOGÍA DE MARTINUS ES UN TOPICO ETERNO. AQUÍ LA VEMOS EN DIALOGO CON LA TEORÍA EVOLUTIVA DE DARWIN Y EL DISEÑO INTELIGENTE.

 

Darwin toma como su punto de partida una evolución gradual basada en la selección natural. El diseño inteligente intenta mostrar en forma puramente científica que una inteligencia suprema existe detrás de toda creación. Paralelo a estas dos teorías, Ol Therkelsen, conferencista y previamente profesor de química y biología, presenta un tercer modelo explicativo de los organismos complejos en la naturaleza,  del origen de la vida y su composición, a saber, la Cosmología de Martinus.

El vidente danés, Martinus (1890-1981) vio el universo como un todo envolvente ser vivo en el que vivimos todos y llevamos nuestra experiencia de vida a través de una evolución eterna. En ella los contrastes  tales como luz y oscuridad, experiencias agradables y desagradables, el bien y el mal, son absolutamente esenciales para la renovación continua de la conciencia.

Las enseñanzas de Martinus han sido ampliamente ignoradas en el reciente debate de la creación. Ellas ofrecen un enfoque interesante con una gran variedad de perspectivas que confirma y corrige aspectos tanto del darwinismo como de la teoría del diseño inteligente. Martinus argumenta en favor de una evolución basada en la conciencia y experiencia de los seres vivos mismos y presenta un análisis de la evolución futura de la humanidad en camino hacia la perfección.

Este libro aclara una larga serie de preguntas acerca de MARTINUS, DARWIN Y EL DISEÑO INTELIGENTE y se dirige a cualquier persona interesada en la evolución desde un punto de vista científico, espiritual o religioso. También puede ser leído como una introducción a la Cosmología de Martinus.

Ole Therkelsen (1948) cand. polyt y scient., escribe tanto desde el punto de vista de un químico calificado  y biólogo como desde su largo compromiso y dedicación a la Cosmología de Martinus. Desde 1980 él ha dado más de 1200 conferencias sobre la Cosmología en seis idiomas distintos en quince países. Muchas de estas conferencias pueden oírse en www.oletherkelsen.dk

 

 

Ole Therkelsen, Vanlose Alle 28, 2. tv, DK-2720 Copenhagen V, Denmark,

[email protected],    www.oletherkelsen,    Tél. +45 – 22 42 01 50



[1] El origen de las Especies pg 189


 [S1]In the English text appears EWP, which I am translating as IEU. I don´t know what DEV refers to, as in Martha´s translation appears

 [S2]In the English text appears “what”, but to me it doesn´t make sense. Shouldn´t it “why”?

 [S3]I don´t know if I understood the title, but I can´t see the correspondence with the text.

 [S4]Why  ”in contrast” to what? Is´nt Martinus’ the previous idea developed?

 [S5]Again. I don’t see the use of this connector – why ”however”, what is it opposing to?

Sammen med Martinus
Ole Therkelsen, Martinus. 1959

MDAID_spa_frontcover